AMBROGI, TRADICION QUE HACE LA DIFERENCIA